El cambio

Todos los cambios de nuestra vida, a veces acertados, a veces erróneos, a veces obligados, a veces voluntarios, nos definen como personas.

Solo por eso, los cambios son importantes. Son interesantes. Más aún: son algo necesario.

En los libros, en los míos al menos, sucede algo parecido. No creo que las mías sean novelas de personajes sino de historias (según definición propia). Pero es innegable que cuanto más ricos sean los personajes en su definición, más compleja e interesante será el relato narrado. Por eso, mis personajes cambian. De los cambios que sufren dependen los acontecimientos. De las consecuencias de esos cambios depende, no solo su propio devenir, sino también el de sus colegas en el texto.

De lo anterior hay que deducir que, aunque uno sea alérgico a los cambios, no puede rechazarlos por principio, mucho menos cuando suceden en las páginas de un libro. Sean bienvenidos los cambios, aunque arrojen sobre todos, siempre, incertidumbre. De nosotros, personajes de nuestras propias vidas, dependerá que ese desasosiego se convierta en algo positivo.

Felices lecturas.

Eduardo Noriega

Eduardo Noriega

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mis libros

Últimos post

Natural de San Vicente de la Barquera, Cantabria, de las leonesas tierras del Órbigo y de otras partes del mundo por donde he ido dando tumbos…

Sígueme

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: