El buen periodismo no pasa de moda

"Cae una palabra de los labios de un perorador en un pequeño círculo, y un gran pueblo, ansioso de palabras, la recoge, la pasa de boca en boca, y con la rapidez del golpe eléctrico, un crecido número de máquinas vivientes la repite ya la consagra,..."

«… las más veces sin entenderla, y siempre sin calcular que una palabra sola es, a veces, palanca suficiente a levantar la muchedumbre, inflamar los ánimos y causar en las cosas una revolución”.

Lo anterior no es mío. Tampoco está sacado de un artículo que comente las elecciones del martes en Madrid, o las actuaciones de la ralea política de los días de la campaña previa, o la consecuencia de estas en el rebaño votante. Tampoco es de estos días. Está escrito hace casi doscientos años y sorprende por su vigencia, su acierto implacable y su belleza sin mácula.

Un espejo en el que mirarse. Lo estoy disfrutando estos días y no he podido resistirme a compartirlo. Es un género tan alejado del mío como la luna del sol, pero igualmente admirable. Del gran (y demasiado pronto perdido para el mundo) Mariano José de Larra, en su artículo “En este país”, de abril de 1833.

Imagen del retrato del autor por José Gutiérrez de la Vega (Museo del Romanticismo, Madrid). Felices lecturas.

Eduardo Noriega

Eduardo Noriega

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mis libros

Últimos post

Natural de San Vicente de la Barquera, Cantabria, de las leonesas tierras del Órbigo y de otras partes del mundo por donde he ido dando tumbos…

Sígueme

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: