Tiempos modernos

Mezclar moderneces con letras no me parece buena idea, pero cada día que pasa están más juntas. Desde el invento del ebook, todo cambió.
tiempos modernos

Para algunas cosas soy más antiguo que las piedras del camino y para otras, en cambio, me adapto a nuestros tiempos y aprovecho las oportunidades que ofrece la tecnología. No hay norma general. Cada caso es diferente.

Hoy escribo acerca de esta cuestión porque me ha llegado noticia de algo que, relacionado con los tiempos modernos que vivimos, influye en mi relación con la literatura, con mis lectores y, al cabo, con la tecnología.

Como una consecuencia imprevista de la existencia de esta web, mi escasa atención a las ventas en Amazon ha decaído a nula. De improviso, alguien curioseó y me ha dicho que tengo una lectora que opina muy bien de mi libro en esa web. Es entonces cuando la tecnología, sus normas y sus limitaciones, toman parte en el asunto y dictan cómo han de ser las relaciones entre las personas, en este caso lectora y autor.

Pese a intentarlo, no he conseguido comunicarme con ella. Si se puede responder a una opinión de un comprador a un producto adquirido, este tullido virtual no lo ha logrado. A Amazon le consta como vendedor la editorial, de manera que yo, el autor, no soy nadie para el señor Bezos y su plataforma. Por ello, no puedo responder a su amable reseña: ni a la del primero, ni a la del segundo libro.

Sé lo que son los opinadores profesionales, pero hoy quiero pensar que Cristina no lo es. Y si lo fuera, ¿qué importa?

Más de los tiempos modernos:

Si de algún modo llegase hasta ella esta entrada, la comunicación, imposibilitada gracias a la protección de datos y a las normas de cada web, podría lograrse. Si no, espero que cuando el tercer tomo salga a la venta, ese acontecimiento llegue hasta su pantalla y pueda leerlo.  No sabrá nada de mí ni de esta entrada, pero tendrá un consuelo, el de todos los lectores: poder disfrutar del libro ansiado.

Porque me da la gana y porque a mi ego, tan escaso como estúpido, le apetece, aquí os dejo la opinión que esta lectora grabó para siempre en la voluble eternidad del ciberespacio. Aunque sea por un día, voy a darme un baño de loas:

5,0 de 5 estrellasSi te gusta la fantasía épica no puedes perderte este libro  – Revisado en España el 14 de septiembre de 2021

Buenísima segunda parte de la trilogía de El libro Lacre.

Si la primera me gustó, esta me ha gustado aún más.

No quiero contaros mucho porque no quiero hacer spoiler, pero en cuanto a la trama solo diré una palabra: dragones.

Y es que una saga de fantasía épica con dragones a mí ya me tiene ganada al 100%.

La trama me ha gustado muchísimo.

Está narrada a varias voces y, de esta forma, el autor consigue que te metas de lleno en la historia, sabiendo en todo momento qué está haciendo cada parte.

¡Necesito el tercer libro ya! ¿Como puede haber dejado el autor la historia en ese punto? Por favor, Eduardo, no tardes mucho en publicarla.

Por poner una pega, los capítulos me parecen muy largos en algunas ocasiones, lo que ha hecho que haya tardado más en leerlo de lo habitual en mí cuando una historia realmente me gusta y me mantiene enganchada.

Por lo demás, no puedo poner ningún pero.

Además, esta edición mejora la anterior, dejando el autor notas aclaratorias a pie de página, que en el libro anterior tenías que ir a mirar a los anexos que hay al final del libro si querías respuestas.

Y es que, al igual que en el libro anterior, el autor al final tiene unos anexos en el que puedes ver los personajes, los mapas (Si, ¡Tiene mapas!) y otras muchas explicaciones sobre distintos aspectos del libro que te ayudarán a centrarte en la historia si te pierdes. Yo no los he necesitado, pero nunca están de más y se agradecen.

Sin duda una saga muy recomendable para cualquier amante de la fantasía épica.”

Hasta aquí la opinión de Cristina, que no puedo sino agradecer.

Todo esto es muy distinto de hace años: las ventas ya no son (solo) de mano a mano; las opiniones de todo, importen o no, se vierten al mundo sin mesura; las respuestas son a veces imposibles, otras inconvenientes y siempre complejas; la relación con los lectores, salvo contados casos como ferias del libro o presentaciones, queda restringida a internet.

Tiempos modernos, parafraseando a un grande.

Querida Cristina, me gustaría poder decirte sin intermediarios, ni modernos ni anticuados, como he dicho alguna vez al resto del mundo en entradas pasadas de la web, que falta poco para que llegue el siguiente libro. Ese que dices necesitar, de lo cual me alegro. Esas ganas por la siguiente entrega son el efecto que busco cuando pienso en los finales. Y, además, significa que te han gustado los anteriores. Está al caer: la hora de mis revisiones está llegando a su fin.

Después, ayudado por la experiencia, el tiempo que tardará el tercer tomo en estar disponible para tu ratón no debería ser mucho. O en una librería, si huyes de la vida moderna. Tomo nota de tus opiniones, como suelo hacer. Siempre escucho el parecer de mis lectores, aunque al final quizás os haga caso o no, según la dictadura de mi criterio y las musas. Haga lo que haga, la intención permanece.

Felices lecturas.

Eduardo Noriega

Eduardo Noriega

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad