APÉNDICE 6: Religión – Dioses

Salvo algunas sectas y cultos minoritarios, hay una sola religión que está oficializada en toda Homeria, aunque su influencia es mínima. Solo tiene importancia en Zolroxpao. Esa tierra está muy dominada por la religión y todo lo relativo a ella.

Los dioses mandan en Zolroxpao. Sus delegados en la tierra, los sacerdotes, hacen de la vida allí un duro trámite para tratar de merecer la vida eterna futura. Para el resto de la sociedad de Homeria que no sean los zolroxpasios, la participación más habitual de la religión es en dichos, juramentos, frases hechas, etc., en las que aparecen los dioses, como un resto de las épocas antiguas.

Se cree que en Zolroxpao se crearon los Milites.

Hace siglos, los mandatarios de las varias religiones que existían eran mucho más poderosos en toda Homeria. Lo que queda en el momento en que transcurre la historia es solo un resto del poder que tuvieron entonces, tras las guerras provocadas por las religiones, luchas entre los que tenían una fe contra los que profesaban otra.
Tras tanta desgracia, los nobles se decidieron por la fe de culto mayoritario y acabaron con las demás. A esa religión que se mantuvo, le quitaron poder para que no volviera a inmiscuirse en sus vidas y relegaron a sus más fieles únicamente al territorio de Zolroxpao, que además se convirtió en el lugar de peregrinaje para el resto de creyentes. Por esa razón, también se conoce a Zolroxpao como las Tierras Devotas.
Cada uno de los dioses se encarga de una tarea, un aspecto de la vida:

• De la muerte: dios Marwoll, cuyo símbolo es una calavera, no siempre humana. Es el dios principal de todos ellos. La celebración de la muerte gobierna muchos de sus ritos y oraciones.
• De lo relacionado con el trabajo, la ocupación, sea la que sea, la riqueza, la comida, lo material: dios Arby, cuyo símbolo es el pan.
• De la familia: diosa Porod, cuyo símbolo es un nudo, el que ata a los familiares.
• De la naturaleza (mares, aguas, plantas, animales, meteorología): dios Termés, cuyo símbolo es un pez sobre una hoja.
• Del amor: diosa Ukuth, cuyo símbolo es una pluma.
• De las celebraciones, alcohol, bodas, vino, borracheras: dios Strank, cuyo símbolo es una copa.
• De la fortuna/suerte: dios Omed, cuyo símbolo es un dado.
• De las artes, cultura: diosa Senni, cuyo símbolo es una lira.
• De la salud: diosa Heil-Sjuk, cuyo símbolo es una serpiente con dos cabezas que se enroscaba en una copa.
• Del sueño: diosa Visi, cuyo símbolo es un ojo dentro de una luna. Según se represente esa luna llena, creciente o menguante, a Visi se le da un carácter diferente.
• De la vida, nacimientos: diosa Hayata, cuyo símbolo es una alubia, como algo vivo que tiene algo dentro.
• De la guerra, el poder, la conquista: dios Dagaalo, cuyo símbolo es una espada.

Esos símbolos son los únicos permitidos de cada dios, no se permiten más representaciones que esas.
Aquellos creyentes que son recompensados por los dioses tras su muerte, viajan a un lugar llamado Quasaito, donde los dioses comparten espacio con los hombres que allí llegan. No hay enfermedades ni sufrimiento en Quasaito, todos se llevan bien, pues no existe el enfado ni la envidia ni el odio ni nada de lo que podría considerarse malo o doloroso. La familia está esperando a cada uno cuando allí llega y se vive en una eterna felicidad, rodeados de playas, ríos, suaves montañas verdes y fragantes jardines por todos lados.
La residencia de los dioses es un palacio dorado situado en la cima de una de las montañas de Quasaito, Wilterento.
Por el contrario, cuando en vida no se ha sido respetuoso con los dioses o sus preceptos, los muertos viajan a la Celda Helada y Eterna, un lugar donde existen permanentemente el frío, la oscuridad y el dolor. Todos los muertos que allí acaban andan solos, pues son mudos y ciegos. No pueden buscar a ningún ser querido que hubiera podido llegar y pierden de su memoria todo, excepto los pecados cometidos, por los que penan por toda la eternidad. Los hombres pierden también sus testículos y miembro viril, y las mujeres su sexo y pechos, quedándoles de esas amputaciones horribles cicatrices que permanentemente duelen.
Hay sacerdotes en muchas de las casas nobles, como único resto de épocas antiguas, y porque las ceremonias se siguen celebrando con un toque religioso, más como toque de recuerdo a una tradición que por otras cuestiones místicas. A diferencia de lo que sucede en Zolroxpao, en el resto de Homeria los religiosos suelen ser pobres, miserables en ocasiones, se les da de comer y un sitio donde vivir a cambio de que ayuden en sus ceremonias y contenten en lo que puedan a la plebe. Los nobles no cuentan demasiado con ellos para sus planes y el único ámbito en el que mantienen aún algo de relevancia es en los monasterios que sirven también de escuelas, que son escasos y propiedad del noble de turno.

Los grados de los sacerdotes son:

• Gran maestre (gobernador en Zolroxpao), con el título honorífico de marqués de Boyl.
• Los doce iluminados, contando al gran maestre, forman el Consejo de Regencia, que está en Estrailan, la capital de Zolroxpao.
• Cada superior de la orden en cada monasterio, convento, ciudad, aldea donde haya un templo se llama preste. No hay más grados entre este y los iluminados. Únicamente hay prestes más y menos importantes.
• Y por debajo, los sacerdotes (los que pueden celebrar ritos), derviches (dedicados en vida a los dioses, en monasterios y retiros similares, pero que no celebran ritos) y novicios, todos más o menos iguales.

En Zolroxpao, a diferencia del resto de Homeria, la vida se rige por los preceptos religiosos: sus ritos, sus horarios y sus normas. Los sacerdotes y derviches no se casan, pero pueden tener relaciones con una sola mujer y se les permite tener un hijo varón, no más, para que se dediquen a sus dioses y a la vez puedan tener alguien que prolongue su estirpe. Pese a ello, deben ser los representantes de la fidelidad y la castidad en los no casados que ellos promulgan. Un sacerdote o un derviche sorprendido en adulterio o en relaciones con una mujer que no sea la suya (su concubina, figura de cierta relevancia en la sociedad de Zolroxpao hasta que es abandonada), es condenado a muerte.

Las mujeres sirven a los hombres en casi todos los sentidos, es la sociedad más machista de toda Homeria, más aún que el resto.
Las órdenes femeninas (las hay, conformadas exclusivamente por mujeres) se encargan de mantener la vida diaria en Zolroxpao (algo parecido a monjas de las órdenes religiosas de nuestros días, pero sus superiores son siempre hombres, sacerdotes que se encargan de dirigir sus conventos). Las mujeres llevan a cabo casi todas las tareas, excepto las más duras físicamente, en las que colaboran los hombres.

Hay un dicho popular que reza: «Trabajas más que una mujer en Zolroxpao».

Eduardo Noriega

Eduardo Noriega

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad