Decálogo de propósitos de año nuevo

Temo que la mayoría no los cumpliré, pero no está mal tener una lista de propósitos para el año que entra.
propósitos de año nuevo
  1. Publicar el libro, este pospuesto tomo III de El Libro Lacre. Nótese la diferencia entre “publicar” (pendiente) y “terminar” (ya cumplido). A partir de este ítem, podría sacar unos cuantos subpropósitos (acabar las revisiones, hacer las nuevas ilustraciones que tengo pendientes para este volumen, prestar un poco más de atención a los apéndices…), pero creo que estaría alargando artificialmente esta entrada.
  2. Decidir su título… esto, que siempre me cuesta mucho más que Dios y ayuda, merece su capítulo aparte entre estos propósitos. En los tomos previos el título ha sido siempre lo último en ver la luz y, en esta ocasión, no va a ser diferente. Ahora mismo tengo ya anotadas 36 posibilidades (verídico, no es una exageración) entre las que elegir el definitivo, y nada más que acabo de comenzar.
  3. Leer más. Sigue pareciéndome siempre escaso el tiempo que dedico a la lectura. El cumplimiento de este propósito es como el viento: va por rachas. Pero por plantearlo como objetivo a cumplir desde el inicio del año que no quede. Hace ya muchos años que voy anotando los libros que llegan a mí de alguna manera (prensa, cine, publicidad, recomendaciones de amigos) y los que van yendo a parar a mis estanterías. Pero no consigo que la lista de libros pendientes aumente a ritmo menor que la de libros leídos.
  4. Terminar mis estudios. Aunque a alguno pueda parecerle mentira por lo viejo de quien suscribe, de tanto en tanto me lanzo a intentar aprender algo nuevo. En esta ocasión es algo muy poco literario y más global, en lo que llevo enfrascado unos meses. Estoy en ello y, si todo va bien, hacia el otoño de este 2022 sabré si he cumplido con este propósito o no.
  5. Asentarme en Galicia. Esta tierra, nueva por algunas cuestiones, tan vieja conocida por otras, que me ha brindado su acogida tiene aún muuuuuchas cosas, personas, lugares, comidas (podría seguir) que me faltan por conocer. Dedicar algo de mi tiempo a este propósito no puede dar sino buenos resultados. Su hermandad con Cantabria (y con Homeria) seguro que facilita en gran parte esta tarea.

Más sobre propósitos de año nuevo:

  1. Pintar la casa de una maldita vez. Soy un desastre y no acabo de ponerme con esta tarea, que está dilatándose ya mucho más de lo debido. En este caso, lo de que “pasa de castaño oscuro” es casi literal. Y eso, para unas paredes blancas, es preocupante 😆. Poco tiene que ver con libros o letras, pero es tan real que no puedo obviarlo.
  2. Participar más en los actos culturales, deportivos, festivos o de cualquier tipo que sucedan a mi lado. Hay compañeros del mundo de la cultura que tienen una vida mucho más activa que la mía en este apartado y, aunque no sea algo que envidie, sé que es algo que podría (quizás debería) mejorar notablemente. Vaya por alguno de ellos (gracias, Susana, Lines, Mario, Fon, Luis y tantos otros…) este propósito.
  3. Arrancar con otra historia. Hay varias ideas en mi cabeza para otros relatos que, o las pongo negro sobre blanco a no mucho tardar, o van a perderse para siempre en el lío de mi mollera. No están todavía pensados, ni estructurados, ni definida su extensión, ni dibujados sus personajes al nivel necesario o tantas otras cosas que me harían falta para comenzar. Lo único que tengo por cierto es que necesito atacarlas y dejar esbozadas las líneas principales de la trama para que, algún día, a saber cuándo, pueda retomar el trabajo y convertir esa idea en algo que quizá un día merezca ser llamado una novela.
  4. Viajar…. Este es un fijo. Sin comentarios.
  5. Tomarme más en serio estas entradas a mi propia web, a las que dedico menos tiempo del que debería: escribirlas más a menudo, ampliar el abanico de temas… el único límite para dar por cumplido este propósito es no llegar nunca a tener la sensación de estar escribiendo banalidades de paja sin nada que contar.

¡Hala!, ya tengo tarea… 😇

Y, si al final, no se cumple ninguna, tampoco es el fin del mundo: ¡vivan la improvisación y la vida sin planes ni reglas! 😎

Felices lecturas.

Imagen: https://pixabay.com/

Eduardo Noriega

Eduardo Noriega

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad