El booktrailer de «Epílogo en sangre»

En estos días en que reparto las horas entre el estudio, el trabajo y la impaciencia, no sé cómo, pero he sacado algo de tiempo para esbozar el booktrailer del siguiente libro.
EES booktrailer

Continuando con el tema de la entrada anterior, iba a escribir algo sobre las elecciones, acerca de su resultado, pero ¿para qué? Ganase quien ganase no iba a resultar contento, ese mundo seguiría siendo un decepcionante misterio obligado y tampoco me resultaría agradable hablar de ello. Así que mejor contar cómo doy a luz a estos pequeños anuncios del libro, llamados booktrailer (perdón por el anglicismo) entre las gentes del gremio.

En el contrato con la editorial suele venir incluido este producto de promoción, pero (quizá soy demasiado exigente o ellos poco dedicados a los autores modestos como yo) si soy fiel a la verdad, los que me han hecho llegar hasta ahora no me han gustado.

Así que, para los tres ejemplares previos, he dedicado unas horas por mi cuenta a crear estos booktrailers. Al menos hasta que ellos me hagan llegar el suyo. Quizá me sorprendan y el de este cuarto tomo sea tan fantástico que haga quedar a este gurruño mío a la altura del betún.

Es evidente que no soy un especialista en producciones audiovisuales, pero me tomo esta tarea como un pequeño reto adaptativo. Adapto mi tendencia natural a las palabras y mi historia a un lenguaje visual que, en muchas de sus partes, estaba ya presente.

Algunos fragmentos del texto, por su atolondrada acción, fueron pensados con una componente cinematográfica, por así decirlo. Visualizaba las escenas, más que pensarlas. Para algún director de talento sería mucho más sencillo rodar esas secuencias que para mí escribirlas. Eso, en pequeñas dosis, mezclado con unas gotas de espíritu comercial para el que nunca seré bueno, da lugar a estos booktrailers.

De los booktrailers paridos por mí, el del tomo anterior, Mundo que sufre, mundo feo, es del que guardo mejor opinión. Llegó a mí viendo el tráiler (quizá por eso surgió) de una película. Inmediatamente, un fogonazo involuntario iluminó mi mente enferma y me hizo ver lo perfecta que sería esa música para un booktrailer del libro. La canción se agarró a mi cabeza como una garrapata, como hacen a veces algunas, sobre todo las muy buenas o las muy malas.

Y comencé a prepararlo.

No me resultó sencillo, entre otras cosas por el tema de los derechos de autor. Estoy bastante concienciado con la cuestión. Nunca pretendería usar para mi provecho una canción que alguien gestó con su talento y esfuerzo, sin su permiso. En este caso, el autor original eran las Destiny’s Child (que no son objeto de mi devoción precisamente) y el tema era una versión llevada a cabo por unos alemanes especializados en música para películas, 2WEI. Por cierto, ambas se parecen entre sí como un huevo a una castaña.

Más sobre el booktrailer:

He de reconocer mi fracaso al intentar mi contacto con 2WEI, sus representantes, las Destiny´s o su discográfica, para preguntar cuánto costaría usar esa música para un booktrailer a un escritor novel como el que tenía la osadía de dirigirse a ellos.

Solamente obtuve respuesta de una amable alemana de Position Music, Kilye, diciéndome que, si lograba que el autor original me diese su permiso, ellos estarían encantados de ilustrarme para lo que debía hacer para usar la versión de 2WEI, sus representados. Pero que primero debía lograr el visto bueno del autor original.

Como de Sony (discográfica de las cantantes americanas) no tuve respuesta, ni en España ni en USA, al final tuve que tirar por la calle de en medio. Es una pena, pero la vida suele ser así: en la práctica funcionan mejor las cosas cuando te saltas las normas que cuando sigues todos los procedimientos establecidos para regular algo. Es una mierda, pero así es el mundo en que vivimos.

Youtube me dejó, después de leer bien las condiciones de uso, crear el vídeo con esa música y publicarlo, dejando bien claro que el tema no era mío. Por esa razón incluí al final unos créditos, mencionando ambos autores y, cómo no, a los ilustradores que me han hecho destinatario de alguna de sus obras de arte y que utilizo también para este pequeño rompecabezas animado (Ángel Castro, Jet Alcaraz y Juan Venegas).

Por todo esto, por el esfuerzo, y porque la música de 2WEI me sigue gustando enormemente para algo como un booktrailer, he usado la misma canción, recortándola un poco (creo que el anterior era excesivamente largo y en la torpeza de estos cortes demuestro sin vergüenza mi escasa habilidad con este tipo de trabajos) y adaptando el contenido al final de la saga que en breve espero presentaros.

Dejando aparte la cuestión de los derechos, conseguir que cada «golpe» de la música coincida exactamente con cuando aparece un texto, o cambia una imagen, ha sido motivo de repetir decenas de veces el ajuste en algún segundo, hasta que advertí que los retardos digitales (al pasar de un tipo de archivo a otro, o al convertir un archivo de vídeo en un vídeo en la red) iban a hacer imposible la sincronización que buscaba. Simplemente, me conformé y decidí disfrutar el resultado.

Aquí está el garabato que anuncia, como consecuencia de la mezcla inapropiada de tiempo, cervezas y falta de talento, el resultado final.

Felices lecturas.

Eduardo Noriega

Eduardo Noriega

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Mis libros

Últimos post

Natural de San Vicente de la Barquera, Cantabria, de las leonesas tierras del Órbigo y de otras partes del mundo por donde he ido dando tumbos…

Sígueme

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad