APÉNDICE 8: Bestiario

Numerosas criaturas vagan por las sendas de Homeria, alguna de ellas parecida a las que conocemos hoy en día y otras no tanto. Aquí os dejo algún detalle de estos seres, en un remedo de aquellos bestiarios medievales que intentaban mostrar toda la fauna existente a los escasos afortunados que supieran leer. Existen bestias que desarrollan su vida en comunión con los hombres y otros que, cuanto más lejos estén, mejor para todos...

• Bueyes inverneros: similar al buey almizclero, de cuyas pieles estaban hechas las casas en Beria, en muchas de las casas de las Tierras Rojas y en otras regiones de Homeria.

• Buhotrones: búhos enormes que se cree que en algún momento estuvieron domesticados, pero los días el relato son animales muy raros de encontrar. Son capaces de matar y llevarse animales de tamaño aún más grande que el de un buey. Hay de varias razas y los mayores, como entre los búhos normales, son los similares al búho real.

• Cabras de altura: son los animales que viven a mayor altura en las Montañas del Corte. Tienen unas parientes domesticadas de las que viven los pobladores del lugar. Ambas suponen gran parte de la dieta en la zona, pues prácticamente son los únicos animales comestibles.

• Demonios: espíritus malvados, a menudo traviesos. Se dedican a atormentar a los hombres débiles en sus pensamientos. Cuando se hacen visibles, lo hacen con forma de animal, pero dejando claro en sus formas que no son aquello que aparentan.

• Dragones: reptiles fantásticos que pueblan las leyendas en Homeria desde hace centurias. La mayoría son capaces de volar y sus escamas son el material más duro que se conoce. Hace siglos que nadie los ve y por ello se cree que, o bien han desaparecido, o solamente son un mito, una invención. Los había de varios tamaños, colores y razas, cada uno con sus características especiales: negros, azules (estos pueden vivir en el agua), rojos, verdes y de colores metálicos.

• Esturiones diamantinos, rodaballos areneros: peces de gran sabor entre los muchos que se encuentran en las cocinas del conde Mongaut y del resto de nobles de Homeria.

• Golondrinas azules: estos pájaros son usados como mensajeros. Pese a su utilidad, son muy tontos y solamente sirven para ir al lugar del que provienen, al que consiguen llegar desde dónde sea que las suelten. No se las puede entrenar para servir de mensajeras con otros destinos. Así, se crían golondrinas en todos aquellos lugares a donde se quieran llevar noticias.

• Gorrinos: entre las varias razas de puercos que pueblan los establos de Homeria, están los francos y anglos, siempre peleados, que se llevan mal y nunca se estabulan juntos.

• Hidras: monstruos de leyenda (nadie los ha visto) de tres cabezas: una de ellas venenosa, otra gritona y otra con vista y oído de gran capacidad. No se sabe dónde viven, ni siquiera si existen en realidad.

• Lemings: pequeños monstruos, básicamente tramposos, traviesos y malvados que se dedicaban a cometer travesuras, estropear las cosechas y los almacenes de grano, rompiendo o robando todo lo que encontraban a su paso.

• Ninfas: seres mitológicos de frecuente aparición en los cuentos, siempre con forma de hermosas mujeres púberes, que viven en los bosques y lagos. Eran la representación en las fábulas de la felicidad juvenil, los seres de los que todos los caballeros se enamoraban en su primera juventud y por cuyo amor acometían las más arriesgadas proezas.

• Nutrias azules gigantes: animales que se cazan en las riberas del Mar Contenido durante el invierno, junto con nutrias comunes, focas y ciervos de mar para vender las pieles. Tienen más de braza y media de hocico a punta de cola y, además de su piel, su grasa es muy apreciada.

• Osos grises: osos de gran tamaño, reputadas piezas de caza en toda Homeria por su fiereza y dificultad para cazarlos. Nunca se ha visto uno en cautividad.

• Peces velíseos, cangrejos rojos: algunas de las presas de pesca más valoradas del río Pedernal y otros de Zolroxpao, aunque se encuentran también en otras masas y cursos de agua de Homeria.

• Tigres ocelados, tiburones grises, leones, panteras nebulosas: además de los dragones y buhotrones, estos son los más fieros de entre los animales peligrosos para los humanos conocidos por la sociedad homeriana.

• Zorros negros: animales comunes en el Bosque Salado, muy apreciados por su piel. Sus colas son tan valiosas que se utilizan como moneda de uso corriente en esa zona y son usadas para cuellos de los ropajes de lujo, bufandas y estolas. Se cuenta que una cola de un zorro negro de pelaje especialmente suave y brillante se llegó a cambiar por la propiedad de un castillo.

Eduardo Noriega

Eduardo Noriega

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mis libros

Últimos post

Natural de San Vicente de la Barquera, Cantabria, de las leonesas tierras del Órbigo y de otras partes del mundo por donde he ido dando tumbos…

Sígueme

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: