Anna es diferente. No formó parte del elenco inicial, sino que apareció muy avanzado el libro. Eso no la convierte en un secundario, como podría pensarse, sino en uno de los más interesantes, complejos y fuertes de toda la historia.

Se desenvuelve mejor entre hierbas y redomas que entre la brutalidad de la guerra pero, cuando la lucha llamó a su puerta, decidió que el arco era la mejor opción para defenderse en el peligroso mundo que le tocó vivir.

Me gustó aportarle algunas características que no son habituales en personajes femeninos de este tipo de historias. Esto me llevó a crear en una Homeria de hombres a una mujer guapa, pero que no llama la atención por ello; seria, pero con una sonrisa más contagiosa que el COVID-19; triste en ocasiones, pero que disfruta como nadie de la alegría; tremendamente independiente, pero, más que nada, competente.

Todo eso y mucho más es Anna, a quien de nuevo gracias al arte de  https://www.facebook.com/angelzel.zelote, os presento a continuación.

Eduardo Noriega

Eduardo Noriega

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad